Curandero- limpia escénica

Esta puesta en escena evidencia que el mundo mágico-popular peruano es un excelente catalizador de emociones. Angeldemonio nos recuerda la propuesta de las vanguardias: más que representaciones busca construir imágenes que cautiven los sentidos antes que la razón.
Piero Miovich

“Curandero” se basa en la investigación, visión y relación personal de los miembros del colectivo con el mercado mayorista de “La Parada” en el distrito de La Victoria. Plantea a través de diferentes altares escénicos, desde la visión mágico – religiosa y “la curandería urbana” la construcción de una dramaturgia a partir de las imágenes, sonidos y olores.

El mercado mayorista de La Parada, Inaugurado en el año 1945 para ser un mercado de gente provinciana, fue adoptando su nombre por tratarse del paradero final de los camiones provenientes del interior de todo el país. La Parada es el lugar donde se junta el Perú en un solo espacio. En este lugar confluyen de forma orgánica diversos productos, colores, olores, sabores, vestimentas, energías y texturas. Se construye así la propuesta artística de Curandero.

Es en este escenario donde “Calato” un danzante de tijeras, un artista de su pueblo, ahora es una “bestia de carga”, un estibador. Un hombre capaz de transportar una tonelada, un migrante preso e incomprendido en un mundo lejano y ajeno al suyo, no escapa de transitar por estados que atraviesan a todo ser humano: la desilusión por el amor, el deseo de superación, el miedo a no poder y la soledad. Motivado por esta situación y el deseo de subsistir, busca la cura a su dolor en sus tradiciones y en el poder de la curandería popular.

Ficha técnica

Dirección: Ricardo Delgado
En escena: Augusto Montero
Dramaturgia: Creación colectiva de Angeldemonio Colectivo Escénico
Creación sonora: Abel Castro
Creación luminotécnica: Igor Moreno Orosco
Máscaras y accesorios: Paul Colinó
Producción: Angeldemonio Colectivo Escénico